El valor del testamento: los valores del testamento

En el momento de la muerte de una persona, otras consideran que tienen derecho a apoderarse del patrimonio del/a difunto/ta. Esta creencia obedece a que quien se cree legítimo/a heredero/ra tenía alguna relación con la persona difunta, algún vínculo de parentesco que le da derecho a recibir esa herencia.

En tu testamento consta tu voluntad sobre quién heredará cada uno de tus bienes al morir. Expresas tus preferencias, tus valores y tus intenciones respecto de las futuras generaciones.

*

Si no hay testamento, es la ley que determina el reparto de los bienes. Por este orden:  hijos, conyugue o pareja de hecho, padres, hermanos, etc.  Si no hay los primeros (hijos), pasa a los segundos (padres), y así continúa.

*

En caso de dejar la herencia a una tercera o terceras personas, pero tienes hijos o padres vivos, estas personas tienen derecho siguiendo el orden correspondiente a una cuarta parte de la herencia, la legitima.

*

Es cierto que puedes desheredar a estas personas, las legitimarias, pero en casos concretos determinados por lei: denegación de alimentos, malos tratos …

*

Puedes especificar que se entregue una parte concreta de tus bienes -muebles o inmuebles- a una persona o entidad. Es lo que se conoce como un legado.

*

En el caso del Derecho Civil catalán, se debe  especificar siempre una persona heredera. Esta persona tiene la responsabilidad legal de entregar la legitima y los legados, si procede.

*

En caso de que la persona heredera hubiera muerto o no aceptara la herencia, la ley establece unos mecanismos de sustitución de heredero. Hay varias opciones que tienen mucho interés, porque nos permite ajustar las condiciones de la herencia.

*

Los testamentos permiten otras fórmulas de distribución de los bienes en ciertas condiciones, como por ejemplo el usufructo.

*

Las herencias están sujetas al impuesto de sucesiones, que varía según el grado de parentesco.