Barcelona aprueba un Reglamento pionero para reconocer a las personas represaliadas por el tardofranquismo

Un reglamento pionero en Barcelona para el reconocimiento de las personas represaliadas durante el tardofranquismo,
Un reglamento pionero en Barcelona para el reconocimiento de las personas represaliadas durante el tardofranquismo,

Barcelona es la primera ciudad en España que ha aprobado un Reglamento de reconocimiento y reparación de las personas represaliadas por el franquismo, también por motivos de orientación y de identidad de género.

Entre los años 1960 y 1978, muchas personas fueron víctimas de la represión en el Estado por luchar a favor de las libertades democráticas y sindicales, los derechos nacionales o el autogobierno de Cataluña y por la igualdad entre hombres y mujeres.

El pleno municipal del Ayuntamiento de 22 de febrero de 2019 aprobó el Reglamento con el votos favorbles de todos los grupos municipales, excepto PP y Ciutadanos. La Fundació Enllaç, presente en el acto, celebra la aprobación de un Reglamento que profundiza en la cultura democrática de la ciudad.

Superar obstáculos

Uno de los obstáculos que encuentran estas personas y sus familiares es la impunidad de los crímenes de la dictadura franquista. La Ley de Amnistía vigente impide que prosperen las investigaciones. El gobierno municipal de Barcelona ha aprobado un reglamento Reglamento explicita los trámites para para reconocer y reparar a las personas que sufrieron la represión.

El Reglamento

El Reglamento promueve el conocimiento y la reflexión sobre el pasado de la ciudad; fomenta una ciudadanía democrática, contribuyendo a evitar que se repitan situaciones de intolerancia y violación de los derechos humanos; y reconoce las entidades de memoria histórica su lucha a favor de la verdad.

Obtener el reconocimiento

Las personas empadronadas en Barcelona que sufrieron una vulneración de derechos en el periodo mencionado podrán iniciar los trámites para ser reconocidas como personas represaliadas, tanto si se vulneraron sus derechos como si perdieron algún familiar cercano (pareja, progenitores, hijos o hijas, limpios, limpias, hermanos o hermanas) a causa de los hechos.

La solicitud deberá presentarse en la Oficina municipal por la No Discriminación (OND).

La alcaldesa Ada Colau y el regidor Jaume Asens con representantes de entidades de derechos civiles y de colectivos represaliados por el franquismo.
La alcaldesa Ada Colau y el regidor Jaume Asens con representantes de entidades de derechos civiles y de colectivos represaliados por el franquismo.

Sobre la represión personas LGBTI

Con independencia del Reglamento aprobado, el Ayuntamiento de Barcelona continúa con la querella por crímenes de lesa humanidad del régimen franquismo por persecución, juicios y condenas de personas LGBTI.

En 1954, la ley de “vagos y maleantes” incluyó explícitamente la represión de las personas homosexuales, y durante el tardofranquismo se aprobó la ley de “peligrosidad y rehabilitación social”, en el que aún se potenciaba más esta represión.

Hasta el 1977, la represión de la homosexualidad o de cualquier tendencia sexual que se alejara del binarismo de género fue una de las máximas del franquismo, que consideraba estas personas como enemigas de la patria y contrarias a la moral, y las relacionaba con la enfermedad y la delincuencia.

En este periodo se firmaron más de 550 condenas dictadas por magistrados del régimen y que supusieron el cierre de estas personas en la cárcel Modelo.

La Fundació Enllaç, como otras entidades LGBTI de la ciudad da su apoyo explícito a esta iniciativa.